martes, 2 de diciembre de 2008

Manifestación artística y sociedad


Antes de adentrarnos en el tema definiremos los términos, para así poder entrar y centrarnos en la fusión de estos dos conceptos.


- Manifestación


Una manifestación o marcha es la exhibición pública de la opinión de un grupo activista (económica, política o social, sobre todo), mediante una congregación en las calles, a menudo en un lugar o una fecha simbólicos y asociados con esa opinión. El propósito de una manifestación es mostrar que una parte significativa de la población está a favor o en contra de una determinada política, persona, ley, etcétera. El éxito de una manifestación suele ser conside

rado mayor cuanta más gente participa. En algunas

manifestaciones se producen disturbios y violencia contra objetos (como los coches), establecimientos, peatones o la policía, o incluso contra los mismos manifestantes. Generalmente, otros mecanismos de protesta como las huelgas (especialmente las huelgas generales) van acompañados de manifestaciones.


Es decir, una manifestación es dar a conocer, protestar o mostrar algo que moleste, te parezca injusto, te guste o simplemente quieras enseñar, depende del contexto.


- Arte


Normalmente se le llama arte a la actividad mediante la cual el ser humano expresa ideas, emociones o, en general, una visión del mundo, a través de recursos plásticos, lingüísticos, sonoros, o mixtos.


El arte expresa percepciones y sensaciones que tienen los seres humanos que no son explicables de otro modo. Se considera que con la aparición del Homo sápiens, el arte tuvo en un principio una función ritual, mágico-religiosa, pero esta función

cambió a través del tiempo.


La noción de arte es hoy sujeta a profundas polémicas. Esto debido a que el significado de la palabra “arte” varía según la cultura, la época, el movimiento, o el grupo de personas para las cuales el término es productor de sentido.


- Manifestación artística


La manifestación artística es cualquier tipo de arte llevado al sentimiento, es decir, cualquier persona puede formar parte de una manifestación artística, tan solo hace falta sentir el arte en su significado propio, cocinar, escribir, interpretar, componer música e incluso escucharla, ya que hay muchas personas que con el diminuto mundo de la composición musical, llegan a inspirarse de tal modo que construyen posteriormente grandes cosas que influencian en la sociedad.




- Sociedad


La sociedad es el conjunto de individuos que comparten fines, conductas y cultura, y que se relacionan interactuando entre sí, cooperativamente, para formar un grupo o una comunidad.


Con todo esto vemos que los conceptos están muy relacionados entre si, ya sea una manifestación o el arte, son parte de la sociedad y se promueven por la sociedad.


Si unimos estos dos conceptos, nos damos cuenta que van muy ligados entre si, y que en la actualidad encontramos manifestaciones artísticas en todas partes. Si nos paseamos por las Ramblas de Barcelona, en cada esquina encontramos arte en su estado puro: mimos, gente repartiendo su poesía, pintores, dibujantes; miles y miles de personas concentradas y viviendo su arte de la manera más profunda conocida en la actualidad, si, esas personas que muchas veces, cuando pasamos por su lado pensamos - pobre gente, como tiene que ganarse la vida -. Pues no, ellos han escogido esa forma de vivir, esa forma de pertenecer a un a manifestación artística y cumplirla y darla a conocer a la gente de la forma mas natural posible.


Cuantos de nosotros cuando hemos estado enamorados, tristes o simplemente pensativos,cogemos papel, lápiz... Y nos plantamos en esa hoja en blanco, en esa inmensidad de blancura sin final alguno, y dejamos que nuestra mano escriba, pinte, dibuje... Que cree de la nada, un algo real.


La sociedad actual, en su gran mayoría ya forma parte de una manifestación artística, en cada rincón de nuestras ciudades, encontramos diferentes tipos de arte, y “rarezas” que nos impactan. Porque nada es igual, todo es diferente. Somos una sociedad que tiene el arte como el pan de cada día, lo vemos en nuestra forma de vestir, en nuestra forma de movernos, pensar, hablar, dibujar ... Todo esto ya forma parte de una manifestación artística.


Arte y sociedad


No podemos pretender sentenciar que el arte es esto o aquello. No se trata de un modelo matemático. No se trata de decir quién está antes que quién en la unidad dialéctica y decir que el trabajo dio lugar al arte es tan ridículo como pensar que el mundo es sostenido por elefantes amparados sobre una tortuga gigante. Sin embargo esto no era ridículo para los antiguos y es así como los “contiguos” a los antiguos pensamos.


Sobre el arte es más precisa una caracterización que una definición. Pues en la primera, se analiza el comportamiento del fenómeno y de ahí se restringe a un grupo limitado de procesos dentro de los cuales entra el nuestro. Más exacta será nuestra caracterización cuanto más observemos el fenómeno. A fin de cuentas es mejor pasar a la Historia con una aproximación que con algo tan risible como los “elefantes y la tortuga”.


Sentencia el marxismo que el arte es la «Forma específica de la conciencia social y de la actividad humana, consistente en un reflejo de la realidad a través de imágenes artísticas»


Pero, ¿qué son las imágenes artísticas? Pues provienen de la « […] aprehensión estética del mundo»


¿Y qué es lo estético? Pues la estética es la ciencia que estudia lo estético. Pero no es una broma, es que esta estructura recursiva o en abismo es lo único que resta después de osar hacer una definición “revolucionaria”.


Bien cierto es que para hablar de arte, hay que hablar primero de qué era el arte antes del arte, es decir, hablemos de lo que pretendemos saber de hace decenas de miles de años atrás. En el principio, estaba el hombre con sus herramientas, su pensamiento rudimentario, tan rudimentario como sus relaciones sociales.


El arte está muy apegado a la experiencia estética y la estética se estructura sobre una base de categorías estéticas (no se moleste, que no es redundancia, aquí todo es “estético”, pues lo estético es lo estético: corolario de lo que dijimos que era la estética) dentro de las cuales figura lo bello, lo feo, lo sublime, etc. Difícil que una vida tan efímera, insalubre y primitiva, como la del hombre en aquel entonces, fuera herramienta para el arte. Pero había formas, tallados huellas de que ese ser primitivo hacía algo más que trabajar en pos de sus necesidades materiales. El hacía algo extra, algo que le sosegaba el alma.


Las pinturas rupestres vienen a representar muy bien de lo que hemos debatido. Se piensa que reflejaban fechas importantes para su trabajo cotidiano, hechos que reflejaban su quehacer, intenciones para lograr algo, un plan.


Estos reflejos, intenciones, planes son como indicios de las imágenes artísticas, sentimientos, deseos. Estamos en la antesala del arte, pero no es arte o sí lo es, pero el de aquel entonces, si así se prefiere. De aquí es posible ver que el trabajo va aparejado al arte y lo ayuda en su desarrollo, pero no es suficiente para decir que el trabajo da lugar al arte.


Hace un siglo, lo feo no formaba parte de lo estético, como tampoco lo bello era parte del pensamiento primitivo. Hoy se habla de proposiciones estéticas, de arte conceptual y no conceptual. Simplemente hay que observar y ver qué es lo que se manifiesta como arte y si responde a las necesidades estéticas de un contexto histórico determinado, lo que no es posible es supeditar la expresión artística a determinada etapa pasando por encima de decenas de miles de años de desarrollo del arte.


Esto sucedió con el realismo socialista que, queriendo ser muy “contextualizado” y afín a los presupuestos del marxismo, hizo del arte un panfleto político. Ahora había que escudriñar dentro de los procesos políticos revolucionarios lo bello y hasta lo sublime, había que deleitarse con una marcha combatiente o con una patria socialista. Y no era posible hacerlo con otras cosas y se discriminó cualquier otra experiencia estética.


Pero al arte debe ser balanceado, cumplir su objetivo y desempeñar bien su función.


El objetivo del arte está fuertemente ligado a lo que lo motiva. El arte debe satisfacer. El arte tiene como objetivo « […] la aprehensión artística del mundo»


Esto explica que satisfaga cierta necesidad espiritual y es aquí donde entra su función:


El objeto del arte y la forma como en éste se refleja la realidad condicionan la función específica del arte, que consiste en satisfacer las necesidades estéticas de las personas creando obras espléndidas, susceptibles de proporcionar al hombre alegría y placer, capaces de enriquecerle espiritualmente y, al mismo tiempo, de desarrollar, de despertar en él al artista que en la esfera concreta de su actividad puede crear teniendo en cuenta las leyes de la belleza y aportar hermosura a la vida.


El arte “aprehende” artísticamente el mundo, la realidad social. Pero esa realidad social pasa por el tamiz del artista, por lo cual el arte no es esta realidad en sí, sino la realidad artística: un reflejo altamente elaborado de la realidad social. Pero cuando se hable de sociedad, se entiende esta en su relación con la naturaleza, no tan solo las relaciones interhumanas. Pues es posible caer en el terrible error de que el arte está en función única de la sociedad de hombre-hombre. Se tiene que valorar también hombre-naturaleza.


Arte y nuestra sociedad


El arte, para que sea buen arte, debe responder al equilibrio forma-contenido. Ni muy para acá ni muy para allá, pues caeríamos en los errores conocidos de la Historia. Debe responder a su objetivo y ejecutar a plenitud su función. Debe ser libre de expresar la experimentación estética, libre de sobrepasar las barreras ideológicas, pues tanto el que favorece a una ideología como el que la contradice está contextualizado y esto es muy importante.


La política es libre de establecer los mecanismos que disponga para mantener la clase en el poder, pero no puede imponer qué es arte y qué no lo es, o si uno es mejor arte que otro. Pues el deber del arte no es la servidumbre ni la humillación. Los delantales entristecen y empobrecen el alma orgullosa del arte. Arte tendrá quien siembre arte.


Y es esa la función que el arte debe tener en nuestra sociedad. Ya los mecanismos sociales se encargarán de balancear los “partidos artísticos” si así lo cree conveniente la santísima sociedad.


Queda reflexionar acerca de la propiedad del arte. ¿Quién es dueño de sentir y de hacer sentir?


El arte no es una élite, pero la observación nos dice que no es de masa. Pero, ¿es justo que las emociones pertenezcan solo a un grupo reducido de nuestra sociedad? ¡Claro que no! Pero la observación y estudio no dice otra cosa. Nos dice que aquel que no tenga intelecto suficiente para desenredar el puzzle de una metáfora no podrá pasar por la experiencia estética, no podrá, en otras palabras, sentir el arte a plenitud o quizás ni lo llegue a sentir.


Entonces el arte no es responsable de las insuficiencias de la sociedad, debido a que es esta última quien debe ocuparse de instruir en el conocimiento. El arte es un ave todavía pequeña, que solo se posará en el hombro de aquel que la sepa atraer con el alpiste del conocimiento.


Ferran P.Montaña

Gal.la Termes



Fuentes:

- LAVANDIER, Ives. La dramaturgia

- OLIVIER, Laurence. Confesiones de un actor

- DDAA. 1000 Trucos para hablar y escribir bien

- Wikipedia. www.wikipedia.org

- Monografias. www.monografias.com